3 diciembre, 2015

¿Qué es la acción voluntari@?

Son tareas sociales asumidas por voluntari@s, que tienen un propósito socialmente útil. La acción social, debe contribuir a la mejora de la calidad de vida de la comunidad y de las personas que la integran, erradicando o modificando las causas que producen necesidad y/o marginación social.

Objetivos de la acción voluntaria

  • Desarrollo integral del ser humano.
  • Transformación progresiva de la sociedad.
  • Toma de conciencia crítica.
  • Promoción de a vida asociativa.
  • Denuncia y erradicación de las injusticias.
  • Implicar a la comunidad en la resolución de problemas.

¿Quién es el voluntari@?

Al hablar de voluntari@ hablamos de toda aquella persona que adopta una decisión libre y reflexiva, como expresión de su conciencia solidaria, dispuesto/a a destinar su tiempo libre, a la prestación de un servicio, desinteresado no remunerado, para colaborar a despertar, en las personas desfavorecidas, capacidades propias para mejorar su vida

Tipos de voluntarios según el grado de dedicación

Asiduos o permanentes: son aquellas personas que han adquirido el compromiso de dar unas horas determinadas, que generalmente suelen ser un mínimo de tres horas semanales, de forma regular. Son quienes dan continuidad y estabilidad a determinadas tareas y servicios específico.Por lo tanto son el soporte y el grueso de la asociación.

Puntuales u ocasionales: son aquellas personas que participan de forma puntual, en las actividades que se desarrollan desde la asociación, de forma grupal: encuestas, campañas de sensibilización, de autofinanciación, actividades de ocio y tiempo libre, etc.

Técnicos: son aquellas personas que con su preparación profesional, aportan a la asociación cooperación, ya sea de forma ocasional o regular. Por ejemplo, en cuestiones de asesoramiento, formación, etc.

Colaboradores: estas personas son las que aportan determinados recursos y/o asesoramiento, según la tipología de actividades que promueva la asociación.

El compromiso del voluntario

Tiene que ser una persona que adquiera un compromiso serio con la organización o con la tarea encomendada, comprometiéndose a:

  • Disponer de un tiempo libre suficiente.
  • Disposición para recibir la formación, toda la que sea precisa, para desempeñar la labor encomendada de forma más adecuada.
  • Saber con quién, para quién y con qué trabaja.
  • Cumplir el compromiso adquirido, intentado ser constante y puntual.